martes, 2 de diciembre de 2014

Memoria gastronómoca


Soy el pan y las tortillas de harina de mi abuelito. Soy el caldo de pescado y el arroz de mi abuelita. Soy el pastel de carne de mi mamá. Soy las carnitas que hace mi papá. Soy las carnitas de Quiroga. Soy las corundas y el jarabe de Pátzcuaro. Soy la barbacoa de Yuriria. Soy las tortas del cuñado de Maravatío. Soy la mariscada y los tacos de carne asada de Morelia. Soy las guacamayas de León. Soy los tacos mineros y los leños de Guanajuato. Soy la nieve de Dolores Hidalgo. Soy los tacos de perro del desierto de Sonora. Soy los charales de Janitzio. Soy el mezcal y los chochos asados de Oaxaca. Soy la charanda y las semitas de Paracho. Soy el café de Chiapas. Soy la jaiba rellena de Nayarit. Soy el aporreado y el caldo de iguana de Huetamo. Soy los camarones al coco y las langostas de Ixtapa. Soy la nieve de ron de Taranda. Soy los michelitros y las bufadoras de Acámbaro. Soy la carne asada y las quesadillas de Moroleón. Soy el mezcal, las mojarras y las ranas asadas de Queréndaro. Soy los hotcakes de mi hermana menor. Soy la lasaña de mi hermana mayor. Soy las hamburguesas de mi novia. Soy los ostiones de Acapulco. Soy el mole de los Reyes. Soy los hotdogs gigantes, la pizza y los cigarros de Agua Prieta. Soy los tacos al pastor y la carne de venado de San Juan de los Lagos. Soy los pollos a las pencas de Tula. Soy las tortas de Guadalajara. Soy las costillas de Durango. Soy las mojarras doradas de Guerrero. Soy el tequila de Tequila. Soy el pan y el atole de Zacatecas.