jueves, 2 de mayo de 2013

Ejercicios poéticos.




I
Un ego
cubierto de deliberada hipocresía
insomnio 
asco. 
Expuesto ante el grial
he sido juzgado y encarcelado
en este cuerpo
que no es mío.
Cargo una muerte ya no tan pequeña
pesa más de 50 kilos
y temo no poder dar maromas
para escapar de la inercia. 
También he sido juzgado y condenado 
por Satán, 
exceso de virtudes, 
y he sido juzgado y condenado por Dios, 
exceso de vicios,
y a todo y por todo, soy un tipo excesivo. 
Tengo el talento para multiplicarme pragmáticamente
pero no para desaparecer
y eso es lo que quiero
aunque tampoco tan trágico
sólo unos días. 
O mínimo desvanecerme 
en el mar de alguna mirada;
saber que el pasado y el futuro
no existen, son ilusión, 
y, sin embargo, 
hacer malabares con la ilusión.
Saber que me estoy fumando al todo poderoso
y que con el mismo cigarro puedo incendiar esta iglesia frente a mí. 

(Escribo en el parque.)

Las farolas, puntos suspensivos, 
y un señor que llama a mi perro 
"vente Satanás", pero mi perro se llama Caligari. 
Un niño dice a su mamá "pero me compras un jugo".
Desde las bocinas de un chevy 
Lausa Pausini se revienta el alma a través de la voz
y me la quiere reventar a mí. 
Saber que estoy perdido, que he leído cyberpunk, 
que hay un árbol retorcido a mi lado
como si fuera mi espíritu, con mis pequeños dolores,
mis diminutas agonías y mis ensayos de estertor. 
Fumando.
El piso agrietado, roto, 
como mi mano izquierda.
Un teléfono desgraciadamente público
y no púbico;
el sutil triangulo de muertes, 
(esto está lleno de cadáveres)
dos reguetoneros 
de perfume barato que, 
ya lo ven, ensucian mis letras. 
Se me está partiendo la garganta, 
movimiento,
biopsia a mi esqueleto de luz, 
a 200 kph mi mirada,
mi pantalón viejo
y mi abrigo apestoso
de vomito y sudor. 
Estoy tratando de nivelar,
no me quiero desconectar
no me quiero desconectar.
Me vuelvo difuminado
como la niebla,
hace frío,
es mal día. 
Me siento vagabundo,
extranjero en mi tierra,
fui expulsado de aquí 
con una mueca del destino
y ahora que regreso ha cambiado tanto
que ya no es lo mismo. 
Ya no tengo amigos;
extraño a quien humillar,
alguien que valore
toda la hiel de mis palabras. 
Encuentro todo irreal, un sueño,
masturbación de fantasmas, 
y las chicas de mis sueños
hasta en mis sueños me rechazan.
Soy demasiado joven para ser humilde,
soy demasiado viejo para cambiar.
Hay momentos en que quisiera
borrarme de tu percepción
y otros que quisiera gritar 
¡aquí estoy!
Yo a pesar de mi depresión insignificantes,
con suerte, indiferente para el resto del universo.
Sin embargo no me siento tan pequeño al lado de los grandes,
nunca me he sentido pequeño,
ahora no sé cuál sé la peor estupidez del hombre
¿o no saber quién es, 
o ser listo y saberlo? 
Algo me atrofia las venas 
y creo que es un pez
o un caballito de mar,
o una gaviota drogada de chiquitolina 
que confundió mi boca
con un círculo del infierno.
Así pues, con las venas hinchadas, 
el corazón en las últimas, 
los pulmones llorando humo, 
mis neuras dibujando ajedrez con la muerte, 
Así pues mi sombra, tan independiente, 
atrapa mariposas, 
camina en sentido contrario
a la intuición del destino,
o se sienta de espalda a la caverna
y en la pared ve la realidad
cuando todo es sombra afuera. 

II

No quiero desinhibir más la sentencia atroz.
quiero llorar cuando te vayas y quiero llorar por ti
porque hace mucho que no lloro
y hace mucho que no canto "no te apartes de mí". 
No quiero permanecer estoico, 
fulgurar peatones, 
cofradías de cucarachas 
y años enredados en mi pelo
como una bomba de la memoria. 
Aparte, instante sumiso, 
no quiero llorar por Maricarme 
(mi novia del kinder.)
O seré yo que vengo en mi auxilio, 
villano y superhéroe, 
espasmo y madrugada, 
cántico de esporas poiefísicas. 
Sé, conozco, 
percibo, 
determino, analizo,
reflexiono,
encamino.
algo me quema desde dentro;
fósforos para prender la noche. 
Enloquezco en un miligramo.
Mi locura tiene sombrero, 
habanos y ron, 
mi locura tiene corazón.
Aún seguiré diciendo que la locura es el inicio
y el final
de todo conocimiento
verdaderamente importante. 
Así me siento, loco,
milimétrica partícula de Aleph, 
ojos claros, café claro, 
y sé que mi lenguaje se quema, 
que mis palabras arden,
que el silencio es introspección caótica
y que mis lunares también son voz
también son fuerza. 
Cualquier representación.
Tótem; ataque epiléptico de la cultura.
Mucho peor el cristianismo. 
y el chamanismo pa' que se crean importantes
un montón de estúpidos niños yonkis;
se desprende mi ser de luz
y atraviesa el coño del Universo
y acaba en el caño del verso. 
Así es esto, raíz cuadrada de todo, 
síntesis de un amor desesperado
por un perro callejero llamado dios. 
Traficantes de sueños y pastillas, 
dilers suicidas, 
reencuentros con la nada, 
espadas laser y gafas Bryan Adams
con serpentinas de dinamita. 
Luceros abotigados, 
chingaderas digitales, 
kamikazes oníricos que van frontales
hasta Monterrey. 
Versículo vaginal
urticaria metasensorial
sonrisa marginal
comic fantasmagorilineal
Desprendo el ovni de mi piel
y puedo volar,
dejo a ET con mi hamster 
que no tengo
pero que pienso comprar. 
y un cheque en blanco para curar mis dolores, 
mi desesperación, mi angustia, 
mi mala ortografía
y mi falta de pedagogía
para el miarte de la poesía. 

III

a) La soledad parece la única verdad de esta vida,
el único e inequívoco suspiro en mi pecho. 
El concreto que nadie rompe;
la soledad también está contenida en el Todo.

b) La verdad mentirosa o verdad imperfecta 
es la danza de las palabras, el rito de las palabras, 
el aquelarre. 
El fuego. 
La palabra que se medita a sí misma. 
INCLUSO LA LETRA, 
el signo que es signo para su propio cielo. 

c) La muerte, la ilusión, el telón abajo. 
Ilusión de que acabó la obra, la pintura, la melodía musical 
mientras que internamente seguirá viviendo dentro de nosotros 
o dentro de alguien más. 
Ilusión estética, sin tiempo. 

d) La ilusión danza con las palabras 
y las palabras se hacen soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario