miércoles, 24 de abril de 2013

¿Cómo podrías resguardarte de mi ojo indiscreto?




(Poema para una vecina.)

¿En qué oscura galería sin palabras tendrías que encerrarte
para no sentir, encerrada en la saliva de mi alma,
que desbordo tu imagen desnuda en la conciencia de mi pupila?
¿Cómo podrías evitar, con qué invisibles barreras,
que bese tu sangre con mi sangre,
y que el cielo se cuartee con alas de recuerdo de cada centímetro
de tus senos?
¿Cómo podrías evitar que te dé latigazos con mi mirada,
que intuya tus labios en una balada de pasión y carmín, 
tiernamente delineada, como el suspiro de un ángel agónico?
¿Cómo escaparías de mi voyeur instinto,
y cómo podrías dejar de tocarte, cuando sabes que te miro,
cuando sabes que me toco, cuando abres a propósito esa cortina,
cuando nos aburrimos en esta vecindad
y dejamos que los fluidos se precipiten al frío cemento?

No hay comentarios:

Publicar un comentario